“Lo más chévere es que no se ven a comparación de los brackets de mis compañeritos y no me molestan, no me raya la boca ni la lengua”

Santiago, 13 Años

 Santiago Testimonio