La ortodoncia con mini tubos vs brackets convencionales

Los mini tubos, el mejor aliado para lograr la sonrisa que buscan los pacientes

 

Septiembre, 2019. La ortodoncia con mini tubos es un aliado, no solo para lograr un excelente resultado después de la culminación del tratamiento, sino que es amigable durante todo el proceso. Todos queremos tener una sonrisa perfecta, pero el gran obstáculo para la toma de decisión de un paciente que quiere corregir su sonrisa con aparatología fija tradicional como el uso de brackets, es el proceso para lograrlo a través de sistemas aparatosos y antiestéticos que además de afectar la masticación, la higiene y la función muscular, altera en alto grado el habla, la comunicación e incluso la autoestima.

 

Pero, ¿Cuáles son las ventajas de este sistema frente a otros que usan brackets tradicionales? El sistema tiene múltiples ventajas, la más visible, es sin duda la estética; esto, debido a que el cubrimiento de la resina sobre el mini tubo permite una mimetización con el color del diente, disimulando el tubo que de por sí es mucho más pequeño que un bracket en tamaño y forma para un menor impacto visual.

 

Las personas que han tenido brackets, conocen perfectamente los efectos secundarios que estos generan, como inflamaciones, lesiones y laceraciones. Con este sistema, es considerable la disminución de estos efectos y del dolor después de cada control con el especialista, manteniendo encías y labios más sanos durante todo el tratamiento. Unido a lo anterior, es mucho más confortable, dado que su perfil es mucho menor, permitiendo por ejemplo que los pacientes gesticulen menos al hablar, sea menos evidente y casi imperceptible la aparatología fija.

 

Otro beneficio de Flow Jac System además de la estética, la tolerancia y el confort, es que su higiene es mucho más fácil que un bracket convencional, debido a que el diseño del tubo permite que exista un menor acumulo de placa bacteriana y su limpieza sea más fácil.

 

Con la ortodoncia con Mini Tubos, se optimiza la función muscular y se respeta el espacio biológico invadido por el bracket, facilita la comunicación y mejora el desempeño de la vida diaria durante el tratamiento.

 

El dolor en el tratamiento con Mini Tubos vs los brackets

 

El dolor hace parte del movimiento dental, pues es una respuesta del organismo a esa acción. Sin embargo, en el caso de la ortodoncia con Mini Tubos, al utilizar fuerzas muy bajas y al disminuir el perfil del bracket o del elemento que sujeta el alambre, se ha encontrado que la molestia es menor.

Los bajos niveles de fuerza hacen que exista menos presión en el periodonto, es decir, en el tejido que soporta el diente y esto redunda en que el movimiento dental sea un poco más fisiológico. No es tanto que no haya dolor, de hecho, más que hablar de dolor, en sí es más una molestia y sensación de diente flojo en el paciente.

En cuanto a este tema alusivo al dolor, de acuerdo con el creador del sistema con Mini Tubos, Flow Jac System, el Doctor Joaquín T. Ariza Olaya,  “El paciente con una ortodoncia con Mini-Tubos lo soporta mucho mejor porque al evitar no solo la preponderancia del dolor en el movimiento dental sino a nivel de las laceraciones de tejidos blandos como encías y estos tejidos que circundan el diente, hacen que esto sea mucho más soportable y lo supere más rápidamente en su etapa inicial del tratamiento”.

 

La duración del tratamiento de los mini tubos vs brackets

 

En la literatura sobre este tema y durante estos últimos años, se ha tratado de especificar de cuánto podría ser la duración promedio de la ortodoncia convencional con brackets. Estos artículos e investigaciones no han podido especificar un tiempo de tratamiento tácito porque es muy difícil determinar las cualidades y calidades del operador que trabaja con estos elementos. Sin embargo, en muchas publicaciones, líderes de opinión y profesionales han estipulado que un tratamiento de ortodoncia puede estar entre los 18 y 30 meses dependiendo de la complejidad del tratamiento y habilidad del operador. Sin embargo, hay tratamientos más sencillos y que pueden ser de menor duración como los tratamientos de recidivas, que es cuando el diente vuelve a buscar su posición inicial y los dientes vuelven a perder la orientación que tenían, en un gran porcentaje, al estado inicial del tratamiento.

Teniendo en cuenta estos 20 a 24 meses de promedio, con base en la experiencia clínica de Flow Jac System se ha alcanzado ese valor. Lógicamente en la curva de aprendizaje de un tratamiento nuevo, en los primeros casos sí hubo un incremento del tiempo mientras se protocolizaba el sistema. Durante los 15 años en los que se ha desarrollado este sistema y con la estandarización de protocolos, se ha logrado disminuir el tiempo y asegurar que estos tiempos de tratamiento pueden estar equiparados con la ortodoncia convencional.

 

En definitiva, el sistema con Mini Tubos es un Ortodoncia Mínimamente Invasiva (OMI) que mantiene una filosofía más orgánica que respeta los principios biológicos y biomecánicos del movimiento dental. El enfoque principal de la ortodoncia con Mini Tubos es el cuidado del organismo y su naturaleza, así como su respuesta altamente adaptativa que busca una armonía entre las estructuras del sistema estomatognático y una estabilidad óptima en la finalización de los tratamientos, con el denominador común de realizar el abordaje menos invasivo entre las alternativas posibles, donde como bien decía Leonardo Da Vinci “La simplicidad es la máxima sofisticación”.

flowJac
SobreflowJac